Mar 27, 2010

Want to go for a ride?

"Odio esta camiseta" - piensa Jorge al estacionar su auto cerca del cordón de seguridad, colocado para impedir el paso de los curiosos. A pesar de que es una avenida poco transitada, la presencia de patrullas, el espectáculo de las luces y el movimiento del personal policíaco, es difícil evitar llamar la atención de transeuntes y peatones. Son las 12:30 de la noche de lo podía pensarse que era un jueves demasiado tranquilo.

Jorge se baja del vehículo, tomando su chaqueta de jeans. Enseguida se la coloca y se dirige al oficial que custodia el cordón de seguridad. El oficial, al observarlo, reconoce quien es él, permitiéndole el paso.

"¡Teniente!" - grita Aurora, la jefa del departamento de policía. Camina hacia Jorge, quien se detiene para esperarla.

"Se que era tu día libre. Pero se trata de "él"... lo sabemos" - le dice Aurora, con una expresión mezcla de impotencia y rabia, que Jorge ya conoce. Conoce demasiado bien las expresiones y sus miradas, miradas provenientes de unos ojos color miel.

"Entonces veamos que hizo esta vez" - le responde Jorge.

Ambos se dirigen a un sedán azul, estacionado cuidadosamente en la avenida. Dentro, había una joven, situada en el asiento trasero. De no ser por el visible destajo en su cuello, cualquier transeúnte pensaría que se trataría de una chica que se había quedado dormida en el asiento trasero de su auto, fuera por la razón que fuera. Pero fue un patrullero que, conociendo la tranquilidad de la zona y lo inusual de un auto estacionado a esa hora en ese lugar, decidió acercarse al auto, dándose cuenta de que la joven estaba muerta.

Jorge saca de su chaqueta unos guantes de látex y se inclina sobre la víctima, cuidando de no alterar la escena del crimen. Mismo patrón de herida, mismo movimiento, mismas características físicas de las otras víctimas, misma técnica. Era el. A él le gusta degollar como corderos a sus víctimas, denándoles toda su sangre. Jorge pensaba en una sola cosa, que esta vez el asesino hubiese cometido un error. Tan solo uno. Pues si de si algo había dejado establecido el asesino, era el realizar sus actos y desaparecer como si se tratara de un fantasma.

Días antes, Anna salía de su trabajo. Era otro de esos lunes, que luego de un fin de semana de descanso y relax, no quieres que llegue el inicio de otra semana más con hojas de cálculo y libros contables. Pasadas las nueve de la noche, decidió regresarse a casa.

Mientras se dirigía a su vehículo, un sedán azul del año pasado, estacionado en el sótano del edificio donde trabajaba, decidió llamar a Marcos. Marcos era el chico más amable que había conocido en mucho tiempo, y le reconfortaba escuchar su voz, así fuera por el celular.

Ingresa al auto, y colocándose el celular entre el hombro y el oído, introduce la llave en el encendido. Enciende el auto y comienza a recorrer el estacionamiento dirigiéndose a la salida, al mismo tiempo que le contaba a Marcos sobre su día. En un abrir y cerrar de ojos se encuentra ya en la autopista, la misma que siempre tomaba para regresar a casa.

Cuelga el teléfono y enciende la radio. Busca su estación favorita y sube un poco el volúmen. Metida en sus pensamientos mientras observa el camino, se da cuenta por el retrovisor que un vehículo se le acerca a toda velocidad. Sorprendida, trata de tomar apresuradamente el canal lento para darle paso, pero el vehículo justo se coloca detrás, tocando la corneta y haciendo cambio de luces de forma frenética.

Anna comienza a asustarse, y decide no detenerse. Pisa el acelerador y sujeta firmemente el volante, pero el otro vehículo acelera y se le sigue acercando, todo esto mientras continuaba con su toque de corneta constante y sus cambios de luces. Anna está realmente asustada, y comienza a sollozar presa de la desesperación e incertidumbre. El vehículo frenético intenta colocarse a un lado, y bajando el vidrio del copiloto nota que el chofer comienza a vociferar algo que Anna no comprende. Dominada por sus nervios, no sabe que hacer y continúa sollozando y acelerando aún más. Solo desea que el conductor se aleje y la deje en paz.

"¡Dios mío!... ¡Dios mío!" - se repite a sí misma. El vehículo incesantemente continúa su persecusión, hasta que de pronto un bache en la autopista hace que el chofer pierda el control del vehículo que iba a toda velocidad, yendo a parar este al muro de concreto que divide los canales de la autopista. Ante el impacto, el chofer sale disparado a través del parabrisas y cae en el pavimento. Malherido, con apenas fuerzas alcanza a observar el auto de Anna alejarse, levantando su mano como intentando alcanzarla, logrando a decir en apenas suspiros:

"Por favor... detente..."

"..."

"hay... alguien... atrás..."

Anna continúa acelerando, y observando el auto del chofer estrellarse contra el muro de concreto, siente alivio. Decide continuar un poco más y detenerse. Deja de sujetar el volante y se lleva sus manos al rostro. No puede creer lo que le ha sucedido. Pero ya pasó. Todo está bien.

Al instante, una figura aparece en el asiente trasero. Anna al sentir la presencia, voltea rápidamente hacia el asiento, y logra verlo. Sus ojos, llenos de una oscuridad indescriptible, se centran en los de Anna, y sacando un inmenso cuchillo, lo coloca rápidamente en la garganta de la chica, sujetándola desde atrás y tapando su boca, a la vez que le susurra al oído:

- "Vamos a dar un paseo..."

3 comments:

Oscuridad said...

Cagante! :D

Anonymous said...


piles of the dating internet site frauds could be avoided you can only occupy the quiz doubly.

Be favorable and undefended and don'ts when Asking questions on internet free dating sites. So, to recap, we wrote an eye-catching to be educated and informed of the symptoms and how the virus is hereditary from soul-to-somebody. You can't try to begin a conversation with them in the typical On-line dating bumble the opportunities that could expect you with a membership. xpress dating This is what Rid dating icky Wine, because you didn't want to say. With the coming of new technologies you are introduced to members risks and get some fun adventures.

Anonymous said...

many hold more often than not no denying that coupons Normally are a substantial achievements.
Likewise buy the 1000g pack that I had my get-go sexual love matter with a goodwill imposter's.
My page > coupons