Jan 17, 2009

Urbanismo


Recién llegando a la ciudad, conocí a una chica estudiante de Urbanismo, la cual salí con ella en una ocasión. Caminando con ella y conversando, recuerdo que íbamos a cruzar una calle cuando de repente sentí que me tomo del brazo, y me dijo gritando, bromeando pero a la vez en serio: "¡NOOOO!, la calle se cruza por el rayado, ¡por el rayado!". Acto seguido, me obligó a caminar unos metros más adelante, para encontrarnos con el paso peatonal, y cruzar la calle de forma "cívica".

En ese momento me pareció curioso y hasta gracioso el hecho, pero hoy en día me doy cuenta de la necesidad de algo tan pequeño en algo tan global como una capital.

Algo que caracteriza a la ciudad es el inmenso vehicular que existe, lo que genera tráfico interminable. Hace tiempo me dí cuenta de que las unidades de transporte público tienen su cuota importante de culpa, pues en lugar de respetar las paradas, se detienen a media avenida a recoger y/o dejar pasajeros.

Un día de esos en que uno deambula por la calle intentando darme ánimos para terminar el día, me dirigía en una unidad de transporte público al trabajo de mi esposa para encontrarnos y almorzar juntos. Me subí a ella en la parada, y noto que el chófer espera un par de segundos luego de subirme, para luego arrancar. 10 metros después, dos damas gritan: -"¡Por la parada, señoooooooor!!!!".

"¿Pero cómo se le ocurre decirme ahorita, cuando estuve parado un rato en la parada?..." - dice para sí mismo el chofer, quien les responde: "Las dejaré en la próxima parada, señora".


Y así fue. Las señoras muy malhumoradas se bajaron de la unidad, imagino que deseandole al chofer los "mejores" deseos del mundo.

Aplaudo la actitud del chófer, pues tiene la razón. Pareciera que hemos olvidado el sentido común, y solo nos dedicamos a anteponer nuestras propias necesidades por encima de las colectivas. "Primero yo y segundo yo".

Santa Teresita de Jesús sostenía que las cosas pequeñas son las más grandiosas. Creo que tiene razón, pues si muchos colaboráramos con apenas un grano de arena, un verdadero renacer ocurriría.



Mientras, espero esta nota llegue a alguno de ustedes, y se extienda. Por uno que lea, reflexione, y cambie, me sentiré satisfecho.

¿Me deja por favor en la siguiente parada?... Gracias.

1 comment:

Oscuridad said...

Don Quijote, luchas contra dragones que no podrás erradicar, pues están hechos de viento y piedra...